Comencé a documentar mis dolores y vivencias, porque, ¿no todos los días el estado te arrebata la visión de un ojo no? ¿qué vi de más o que vimos demás para que nos dispararan a la cara?. 


Tuve dias brutales, recuerdo que tenía la presión tan alta que sentía que el cerebro me iba a explotar, te dan vómitos y si, lloraba del dolor, no me podia ni parar, a veces siento que desde la cien me calan un cuchillo hacia el ojo.


También ves doble, te mareas, pierdes el sentido de profundidad, el agua de la llave no cae en el vaso, chocas, son muchas cosas. Me identifique con el dolor de mi abuela que esta quedando ciega por vejez, pero yo tengo 50 años menos.


Así llega la era de parches oculares, porque la luz en el ojo nos mata, la pupila está enorme, me transforme en una especie de murciélago, cierro todas las cortinas hasta lograr oscuridad. ¿Que ves? Negro y luces perifericas, lo mismo que en la foto, a veces la retina se vuelve relámpagos y flashes, revolotean luces…


Mi mochila es una farmacia ambulante, cada gota, unas lagrimas demás. Como que así se sale la pena…


Y así tránsitas entre los mundos, camino por sendero de insumisión y expulsó mis sentires, siempre he creído que soy una mujer con mucha fortuna y llevo una vida maravillosa acorde a mis convicciones políticas.


Está vez, me toca luchar por sanar. Hace una semana, agarré mis cosas y me vine a Wallmapu, ha reencontrarme con mi pueblo, me han hecho unos remedios milenarios hermosos, mientras la machi me hace rogativa en lengua nativa mapudungun, cierro los ojos y siento como me observa atenta y esperanzada, me dice que tengo newen de guerrera en la sangre, estaré bien.


Caminare con la Pachamama, vibrare en sanación, me protejo. Ojalá que algún represor lea y se ponga en el lugar de algunx de mis 460 compañerxs que han perdido la visión por salir a la calle. No somos delincuentes, somos jóvenes valientes llenos de sueños e intenciones de cambiar el mundo.


Miro al cielo, tengo hojas de canelo, me siento feliz, no me quebraron.

 

2020 © mundana antwerpen